El equipo de Comtrust está conformado por los profesionales de cada una de las firmas, CECA MAGÁN y LEGISTEL

 
legistel
 
ceca-magan

De esta forma, contamos con abogados especializados en todas las prácticas del derecho, junto con consultores y asesores IT y un Auditor CISA de Seguridad, certificado por ISACA. Junto con nuestro equipo de apoyo administrativo y técnico. Todos ellos liderados por:

 

Noemí Brito

 

Socia fundadora. Responsable del área de IT Governance, Risk and Compliance (IT GRC)

 

Oficialmente vivo en el paraíso, en una Isla maravillosa geoestratégicamente situada en una encrucijada de caminos entre tres continentes: Europa, África y América. Sin duda esto marca mi visión de la vida y de los proyectos en los que trabajo, dónde el intercambio y el movimiento constante genera valor, nuevas perspectivas y visiones capaces de fructificar en iniciativas innovadoras y disruptivas.

Lo digital amplifica las posibilidades y oportunidades de las personas, de las sociedades en que se integran y de los territorios (por muy reducidos que sean) desdibujando fronteras y todo límite imaginable, pero también presenta un “lado oscuro”, ya que sin duda también impacta desde múltiples perspectivas en el devenir de la economía y sociedad a escala global, afectando a los derechos de las personas, tal y como éstos se conocen y configuran en la actualidad. Las repercusiones legales asociadas al imparable despliegue tecnológico (IoT, Big Data, Robótica….), así como de los nuevos modelos de negocio 4.0 (economía colaborativa, movilidad, etc.) preocupan y mucho.

Me dedico a analizar cómo aliviar estas tensiones, a buscar soluciones y alternativas jurídicas que, sin frenar la innovación, permitan a empresas y organizaciones avanzar en tales procesos de una forma competitiva y coherente con los derechos de sus usuarios. También me divierte hacer algo que denomino “ingeniería inversa de la ley”, es decir, a buscar oportunidades de negocio en la ley para que ésta, más que un freno, pueda operar como palanca del cambio y del desarrollo. Resumiendo, soy una abogada digital.

Decía Qui-Gon Jinn a Anakin en una de las entregas de Star Wars “tu enfoque determina tu realidad”. Creo que es el mejor consejo que, de momento, soy capaz de daros. Nos vemos por aquí y por allí ;)

 
  

Ramón Mesonero-Romanos

   

Socio fundador. Responsable del Área de Estrategia, Negocio y Transformación Digital

 

El mundo del derecho está lleno de magníficos profesionales ávidos de proporcionar respuestas a las cuestiones y controversias que se suscitan en el día a día de las empresas, bien por los cambios normativos, bien por las necesidades del mercado bien por las propias estrategias de diferenciación que les permitan tener una ventaja competitiva respecto a sus competidores.

Los casi veinte años de dedicación al mundo del derecho, me han permitido sobrevolar todas las áreas de afección que hoy en día nuestros clientes pueden necesitar pero siempre de la mano de la tecnología como base de todo este asesoramiento.

Si bien mis orígenes se remontan a la constitución de una pequeña firma legal de asesoramiento tecnológico, debido a que el mercado estaba empezando a demandar un tipo de asesoramiento especializado dado que la revolución tecnológica y la sociedad de la información estaba empezando a eclosionar, con el paso de los años comencé mi andadura empresarial de la mano de clientes del despacho, que requerían de mis servicios por la base tecnológica de sus negocios (2003 una puntocom- 2005 una domótica-2008 un patente tecnológica industrial- 2011 una plataforma de conocimientos compartidos), pero siempre con el respaldo del despacho detrás.

Ello me ha llevado a la consideración que todo negocio empresarial, con independencia de su sector o actividad, debe inexorablemente aplicar los criterios de eficiencia empresarial con una clara orientación al desarrollo de negocio tomando como premisa los limites normativos. Tener una visión de negocio, conocer “por haber vivido” las necesidades e incertidumbres de “la larga travesía del desierto” que supone el lanzamiento, consolidación y expansión de cualquier negocio, me habilita para ser y seguir siendo abogado pero haciendo algo distinto, algo diferenciador que es entender y comprender las necesidades de nuestros clientes desde la perspectiva empresarial pero saliendo de la estandarización y freno encorsetado del ámbito normativo. En resumen “si hacemos lo mismo que el prójimo, tendremos los mismos resultados, si cambiamos tendremos resultados diferentes”.

Me considero un profesional del ejercicio del derecho atípico con una visión 360, con objetivo de aportar valor añadido a la empresa en la parte de negocio, de entender y comprender sus necesidades aprovechando las ventajas competitivas de la ley y ponerlas a su beneficio.

“Lo que hacemos con nuestro tiempo valioso determina el presente. Lo que hacemos con nuestro tiempo no valioso determina el futuro” (David Maister “Strategy, Fat Somker”) es un claro ejemplo de cómo aprovechar las oportunidades para ser mas competitivo.

 
 
  

Gustavo Pérez

  

Socio fundador. Responsable del Área de Consultoría e Innovación Tecnológica

 

Explicaba Corto Maltés en la fabulosa Balada del Mar Salado (Hugo Pratt, 1967), que cuando era pequeño descubrió que no tenía línea de la fortuna, y entonces con una navaja de afeitar de su padre, la creó a su antojo. Admiro las causas justas, incluso aquellas perdidas, como el famoso aventurero, pero creo firmemente en la cultura del esfuerzo, que es aquella que permite trazarnos nuestro destino. Nosotros elegimos.

Ya desde muy pequeño cuentan que tenía las ideas claras, quise ser físico porque me gustaba la ciencia y la tecnología (y supongo que los retos…), y esa licenciatura cinceló mis pensamientos y abrió mi mente: me preparó para el estilo de vida que quería disfrutar.

Y así ha sido: Emprendedor compulsivo, he lanzado múltiples proyectos y fundado varias empresas, desde EBT a despachos jurídicos especializados, y cosas tan variopintas como ser agente oficial de jugadores de fútbol o socio en una empresa de material deportivo, en fase de internacionalización; además de contar con más de 15 años de experiencia como consultor y asesor tecnológico y de cumplimiento normativo digital en múltiples entidades públicas y privadas.

En formación continua, mis compañeros de singladura, excelentes abogados, podrían decir que soy su “traductor”, porque trato de trasladar a nuestros clientes y hacerles entender las recomendaciones jurídicas que les preparamos, y coordinar con ellos la implantación de las medidas técnicas necesarias, junto con nuestro equipo. Porque esto último también me define: trabajo en equipo. Creo en la mejora individual que mejora al colectivo. No hay éxito sin intento. #avanzamos, siempre, #avanzamos